Pasar al contenido principal
Adala concierto 2

Adala apuesta por intentar generar un cambio en el mundo que vivimos

El cantante de reggae Adala hoy ha cambiado el formato de sus conciertos, para ofrecer uno de más acústico e íntimo. Delante de unes 200 personas ha enviado mensajes transformadores. “Estamos intentando generar un cambio en el mundo que vivimos que nadie ha escogido”, ha manifestado en un tono muy reivindicativo para introducir la canción Todo Cambia, de la argentina Mercedes Sosa.

El concierto, que ha organizado el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras (FSMET) en el marco de la Feria de Consumo Responsable y Economía Social y Solidaria de Barcelona, tenia como objetivo llegar a un público joven para que se involucre en la transformación del sistema capitalista hacia uno más humano y sostenible. En este sentido, Adala ha asegurado que este Foro es esencial porque ofrece alternativas reales y existentes al sistema capitalista. “La gente joven como nosotros tenemos claro que este sistema está en crisis, que no funciona, pero no sabemos encontrar alternativas”, ha resaltado el cantante.

Adala ha tenido un recuerdo para la familia, con tres niños, que ayer fueron desahuciados en el Gracia y que acabo con episodios de violencia por parte de los Mossos d’Esquadra a los manifestantes que querían frenar el desahucio. Se da el caso que tenían un acuerdo para trasladarse a un piso de protección oficial el 15 de enero, pero ahora “tendrán que pasar las Navidades sin casa”, relata Adala, que ha dedicado una canción a esta familia.

Entre otras piezas, Adala ha interpretado versions en acústico Mateix Foc, La meva sentència o Drames, a un público entregado que coreaba las canciones. El artista ha reconocido que en los conciertos se pone nervioso y le cuesta expresarse, pero que le gusta encontrar espacios para compartir con su público. “La música para mi es especial y me hace pasar por emociones i estos espacios con para colectivizar estas emociones. Generar espacios para sentir las mismas emociones y compartirlas. Esta canción me hace sacar la rabia que llevo dentro desde hace tiempo”, ha manifestado antes de cantar Il·legal.

Ésta tenía que ser la última letra a la cual ponía voz, pero delante de la insistencia del público ha cantado dos más. Una de ellas ha sido El Foc que mou la terra, que habla sobre la carta que escribió en 1854 el jefe de los indios Suwanish, al entonces presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, que quería comprarle las tierras que habitaban, en la zona situadas en la zona que hoy es Washington. ““Qui pot comprar o vendre el cel? Qui s'ha apoderat de cada estel? Qui pot comprar o vendre el cel i la terra? I es que qui s'ha apoderat de cada arrel? (¿Quién puede comprar o vender el cielo? ¿Quién se ha apoderado de cada una de las estrellas? ¿Quién puede comprar o vender el cielo y la tierra?, en castellano)”, ha cantado Adala recordando la missiva del líder indio, un mensaje que va muy acorde a la filosofia del FSMET, que defiende que se tiene que preservar la tierra y la naturaleza. Finalmente, ha acabado con la canción Nòmada, que el público conocía a la perfección y que, a menudo, se le oía más que al cantante.

Los mensajes transformadores de Adala y el FSMET han calado en un público joven, que es esencial para hacer este cambio de modelo. Las alternativas al capitalismo existen y entre todos hemos de seguir construyéndolas.