Pasar al contenido principal
Economia transform

Primeros pasos regionales hacia el FSMET

Falta menos de un año para el Foro Social Mundial de Economías Transformadoras (FSMET), que se realizará en junio del 2020 en Barcelona, por lo que las redes y entidades se están empezando a organizar, mientras que ya empiezan a surgir las primeras campañas o iniciativas.

Un claro ejemplo es Uruguay que este viernes acogerá el primer Foro Nacional que reunirá una multiplicidad de actores en torno a los ejes del FSMET: economías feministas, agroecología, comunes, así como la economía social y solidaria. La idea es generar un diálogo entorno a diferentes preguntas que se plantearan a las presentes. En este caso, se han invitado delegadas de la Asociación para los Derechos Humanos de las Mujeres y el Desarrollo (AWID), de la Red de Agroecología de Derechos de la Mujer, Redes Amigos de la Tierra, Coordinadora Nacional de Economía Solidaria, Asociación Nacional de Empresas Recuperadas por sus Trabajadores. Además, también se invitará actores académicos, red temática de Economía Social y Solidaria de la Universidad de la República; Cure-Departamento Territorio Ambiente e Pasaje, Red Internacional de Economía Humana y de políticas públicas.

El segundo encuentro, cuya la fecha está por determinar, se enfocará en movimientos y paradigmas que contribuyan a imaginar que otra economía es posible o paradigmas sobre la diversidad. En este caso, se invitará a empresas B, mutuales y representantes de la economía circular. La finalidad de los dos encuentros es consensuar una postura común que, posteriormente, se presentará en el FSMET.

En otro punto del planeta, en Francia, la Universidad Jean Jaurés de Toulouse acogerá el 22 y 23 noviembre el 19 del Foro Regional de las Economías Social y Solidaria de Occitania. La edición de este año tendrá una especificidad y es que será una de las etapas hacia el FSMET por lo que abordará las cuestiones de la agroecología, las economías feministas, la economía social y solidaria, así como los comunes. Además, se abordará como las políticas públicas y la investigación y educación deben trabajar de manera articulada con los otros ejes.

Por otro lado, la Plataforma Mercosur Social y Solidaria, que engloba 16 Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y 150 organizaciones sociales de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay se adhiere al FSMET. Es por ello, que organizará un foro regional de las economías transformadoras del Mercosur el 29 y 30 de noviembre en Río de Janeiro.

 

Campañas

Pero los encuentros regionales no son los únicos espacios donde se dan pasos hacia el FSMET y, por ejemplo, la Red Internacional de Educación y Economía Social y Solidaria, integrante de la Campaña por un Curriculum Global de la Economía Social y Solidaria y miembro del Comité Coordinador del FSMET, ha puesto en marcha una encuesta on-line donde se pregunta a los educadores, sean docentes o no, sobre cómo se puede enseñar la economía social y solidaria o piden que se presenten propuestas específicas y educativas para discutir en el FSMET. El objetivo es que cada red, espacio, federación aporte su valoración con la finalidad que todas las voces estén representadas en el FSMET. Las personas podrán contestar hasta finales de año. Los resultados de la consulta se sistematizarán y publicarán en la ES (Revista Económica Social).

También han nacido iniciativas populares como la de Gijs Spoor y Naimeh Ghabaie que emprenderán un viaje muy especial. Los aviones son los causantes de la emisión de diferentes gases contaminantes como el CO2. Es por eso, que han decidido venir hasta a Barcelona para el FSMET desde Auroville, India, por tierra y, en concreto, a través de la histórica ruta de la Seda. El vuelo de una sola persona que viaja en avión de Nueva Delhi a Barcelona emite 1,4 toneladas de CO2.  Esta cantidad sería el equivalente al deshielo de 936 toneladas de glaciar, hacer la vuelta al mundo tres veces en tren o dejar durante una década una bombilla de bajo consumo encendida durante toda la noche y día. Por eso, han decidido no subirse a las nubes para venir al FSMET y apuestan por un modelo de viaje menos contaminante.